LA TURQUESA



El nombre de Turquesa es en referencia a Turquía país del que eran originarios los comerciantes que introdujeron el mineral como gemas en europa, si bien provenía realmente de Irán.

La palabra turquesa es muy antigua y de origen indeterminado. Deriva del francés pierre turquoise, significando piedra turca. Se piensa que esto surge de una confusión, ya que en Turquía no hay turquesas, pero los primeros comerciantes que introdujeron el mineral como gemas en europa eran Turcos, si bien provenía realmente de Irán por eso la gema fue asociada con ese país.

Incluso la más fina de las turquesas es bastante frágil, llegando a un máximo de dureza justo por debajo de 6 en la escala de Mohs, o ligeramente menos que un vidrio de ventana común.

Es un mineral criptocristalino y casi nunca forma cristales simples y todas sus propiedades son altamente variables. Su sistema cristalino es triclínico. A menor dureza presenta menor peso específico y mayor porosidad.

El brillo de la turquesa es ceroso a casi vidrioso, y generalmente es opaco, aunque puede ser semitraslúcida en pequeñas secciones.

El color es tan variable como el resto de sus propiedades, abarcando desde el blanco hasta el azul oscuro y el azul cielo, y desde el azul-verdoso hasta el verde-amarillento.

El color azul es atribuido a cobre, mientras que el verde puede ser el resultado de impurezas de hierro o la deshidratación.

La turquesa actúa sobre la comunicación y la facilidad de palabras. Aumenta la capacidad creadora del pensamiento.

Conocida como la piedra de la alegría y el bienestar. Absorbe la energía negativa. Ayuda haber el aspecto lúdico de la existencia y a contemplar la vida con buen humor.

Amuleto para viajeros, indicada para prevenir el mal de ojo de los hechizos de la magia.

Aumenta tu estado de atencion. Clarifica tus ideas y atrae la creatividad.


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

EL ZAFIRO



El zafiro es una de las cuatro piedras preciosas más importantes del mundo y más preciosas, junto al rubí, el diamante y la esmeralda.

Se encuentra comúnmente en yacimientos ricos de rutilo, bauxita y hematita. La composición química es una mezcla de óxidos de aluminio, hierro y titanio, el cual le da su color característico azul.

Podemos encontrar las siguientes variedades:

Zafiro de Agua: es la variedad azul de la cordierita o dicroíta.
Zafiro blanco: corindón cristalizado, incoloro y transparente.
Zafiro falso: variedad del cuarzo cristalizado que presenta la coloración azul debida a inclusiones de pequeños individuos de crocidolita.
Zafiro Oriental: zafiro muy apreciado por su brillo u oriente.
Su uso se restringe a la joyería y aplicaciones láser. Los zafiros sintéticos, coloreados con pequeñisimas cantidades de cromo y titanio, vienen fabricandose desde el año 1902 por el proceso Verneuil.

Desde 1940 se empezaron a fabricar en los Estados Unidos, consiguiendo un gran éxito con los zafiros y rubíes estrellados, obtenidos introduciendo titanio.

El zafiro se le conoce como la piedra de los comerciantes, proporciona éxito a quien la lleva.

Activa el sentido de la verdad y de la sabiduría. Eleva la conciencia y ayuda a sintonizar con el ser superior, los cuerpos astrales y los emocionales.

Ayuda a las personas dispersas a concentrarse y mantener la atención.
 
Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.