Cómo comer las semillas de chia para aprovechar todas sus propiedades



Las semillas de chia son fáciles de digerir, sus nutrientes son rápidamente asimilados por el organismo. La forma más común de comer chía es mezclando las semillas con agua, zumo o algún alimento líquido, pudiendo absorber muy rápidamente en menos de 10 minutos una gran cantidad de líquido entre 9-12 veces su volumen.

Se formará un gel que puedes agregar a los batidos, mezclar con aliños de ensaladas, postres o simplemente tomarlo a cucharadas. Para hacer la receta del gel mezcla 1/3 de una taza de semillas más 2 tazas de agua y remueve. Lo puedes almacenar en la nevera y utilizarlo cuando quieras.

Si mezclas las semillas con agua y agregas el jugo de un limón y azúcar puedes hacer una bebida conocida en México y América Central como "chia fresca".

Imagen brotes de chia
También puedes añadir a ensaladas los brotes tiernos de semillas de chia, son fácilmente digeribles y cargados de vitaminas y minerales. O puedes espolvorear las semillas directamente sobre las ensaladas o añadirlas a los cereales o lácteos, o molerlas para agregar a batidos, sopas, etc.

Uno de los últimos descubrimientos de la industria panadera es el potencial de las semillas de chia como ingrediente en productos de panadería. "Las muestras adicionadas con chia aumentan el contenido de proteínas, lípidos y fibra dietética del producto final", destaca la investigadora Monika Haros del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA-CSIC).

Para obtener los mayores beneficios para la salud las semillas de chía mejor consumirlas en su forma natural, en lugar de consumirlas en forma de aceite o suplemento. Como las nueces, son bajas en grasas saturadas y no contienen colesterol, pero como todos los frutos secos y semillas son más densos en calorías, por lo que es importante consumirlas con moderación.

Suscribete Ahora para recibir cada dia Los mejores Articulos de Piedras Mágicas

 


Son las semillas de chía un superalimento ... Decubre las propiedades aqui 1ra parte


No existe una definición académica de lo que es un superalimento, ya que en realidad es un término de marketing, pero podemos decir que los alimentos mencionados en esta categoría contienen mayores cantidades de nutrientes que otros alimentos comunes, incluyendo vitaminas, minerales, antioxidantes y fitonutrientes.

En base a esta definición, las semillas de chía merecen ser denominadas un superalimento ya que son una excelente fuente de fibra y antioxidantes, calcio, proteínas y ácidos grasos omega 3 (ácido alfa-linolénico) ALA de origen vegetal.

Existen un montón de buenas razones para empezar a comer semillas de chía. Por ejemplo si estás a dieta las semillas de chía son muy populares para perder peso.

Reducen los antojos y nos hacen sentirnos lleno más rápido, debido a que absorben 10 veces su peso en agua, formando un gel voluminoso que es el que produce la sensación de saciedad. Cuando las semillas de chía se combinan con líquido (como agua, leche, zumo o yogur), forman un gel debido a la fibra soluble que contienen, lo que nos ayuda a sentirnos llenos por más tiempo y también a retrasar el aumento de azúcar en la sangre.


Christopher McDougall, corredor de ultramaratones y autor del libro "Born to Run" acredita las semillas de chía como un alimento excepcional para los atletas. "En términos de contenido nutricional, una cucharada de chía es como un batido hecho de salmón, espinacas y hormonas de crecimiento humano", escribe.

El sabor de las semillas de chía es suave y agradable y se pueden usar en todo tipo de recetas, salsas, panes, postres, batidos. El límite es tu imaginación. Es un alimento muy versátil y otra de las ventajas de un alimento tan concentrado en nutrientes es que su precio es más que razonable, aunque pueda parecer caro comparado con otras semillas y frutos secos.

El boca a boca es sin duda uno de los factores que han dado reciente popularidad a las semillas chía con cada vez más personas en todo el mundo que las han probado y las han incorporado a su dieta. 
No obstante en comparación con la gran publicidad que se le da, los estudios en humanos que certifiquen los beneficios para la salud son escasos. Lo mejor es que las pruebes y tengas tu propia opinión. Quizás no puedas desde entonces vivir sin ellas



Suscribete Ahora para recibir cada dia Los mejores Articulos de Piedras Mágicas

 


Propiedades del Té Verde y el Té rojo



La medicina tradicional china considera el Té Rojo como un remedio para gozar de buena salud y para adelgazar. Las virtudes del Té Rojo son tantas que se le conocía como “el Té de los Emperadores”.

Las hojas de Té grandes son comprimidas y se almacenan durante años en condiciones muy específicas que hacen que el té se torne rojizo y que tenga unas propiedades extraordinarias.
El té rojo es un gran aliado natural que puede ayudarnos a combatir distintos tipos de problemas de nuestro organismo. Entre sus propiedades más interesantes pueden contarse algunos usos como estimular el metabolismo y a ayudar a perder peso o colaborar con la digestión.

Conoce para qué sirve el té rojo.

El té rojo es ideal para la acción diurética, favoreciendo la eliminación natural de toxinas y evitando la retención de líquidos, si se trata de perder peso te comentamos que existe una variante del te rojo conocido como té rojo pu-erh, este té cuenta con proceso de fermentación más largo que el del te rojo común y es excelente a la hora de querer eliminar grasas.

Otra de las propiedades que tiene el té rojo es la de ser altamente digestivo. Esta bebida estimula la producción de ácido gástrico, favoreciendo así el metabolismo hepático y generando sales biliares que son muy buenas para la digestión.

Por las razones formuladas anteriormente, el té rojo para perder peso está más que recomendado. Su acción adelgazante se debe al aceleramiento del metabolismo del hígado, lo que favorece la rápida eliminación de las grasas.
Se estima que muchas de sus propiedades provienen especialmente del proceso de doble fermentación, que es bastante extendido y en el cual incorpora algunos microorganismos que, a la postre, serían decisivos.

Según especialistas, para que sus efectos se hagan sentir, está indicado que se consuman, al menos, tres tazas diarias del té. Algo que puede parecer excesivo en el mundo occidental, pero que es absolutamente común en otros sitios.

A su vez, el té rojo tiene muy pocas contraindicaciones. Básicamente que es una bebida que contiene teína, una sustancia alcaloide estimulante del sistema nervioso central y que aumenta la presión sanguínea, razón por la cual para embarazadas o personas que sufran de hipertensión se recomienda que sea bebido en forma moderada.


Té Verde

El éxito del té verde, en todas sus variedades, es tal que sólo le supera como bebida el consumo de agua, es ideal tomarlo por las mañanas o al mediodía.
Aunque de origen asiático hoy en día el té verde se cultiva en casi todas las regiones tropicales y subtropicales del planeta. Esa diversidad de climas y suelos hace que existan tantas variedades de té verde en cuanto a sabor y matices.

¿Cómo se elabora el té verde?

El té verde se diferencia del té negro en que está menos procesado (las hojas sólo se cuecen al vapor y luego se secan) con lo cual es más suave y presenta mayor cantidad de antioxidantes.

Información nutricional del té verde
Las hojas de té verde contienen muchas sales minerales, especialmente vitamina A, C, E y selenio (un buen equillo antioxidante), vitamina B2, ácido fólico, calcio, cromo, magnesio, manganeso, hierro, cinc, fósforo, potasio, aluminio y flúor.

Contiene un 2 – 4% de alcaloides de los cuales los más abundantes son la cafeína y la teofilina.
Su 3 % en polifenoles (antioxidantes) son los que le confieren ese gran efecto medicinal antioxidante.

Propiedades del té verde

• Su contenido en vitamina A, C, E, Selenio y su riqueza en Polifenoles le confieren un gran efecto antioxidante ya que combate los radicales libres. Por ese motivo el té verde es un buen aliado en la lucha contra el cáncer y enfermedades degenerativas.
• Favorece la eliminación del colesterol LDL (el malo) y en cambio puede aumentar el HDL (el colesterol bueno) También ayuda a combatir los triglicéridos. Las enfermedades cardiovasculares también se beneficiarán de su efecto antitrombos o coágulos.
• Numerosos estudios avalan que el té verde es un buen aliado en la prevención de la hipertensión. Las personas que ya tienen hipertensión y son muy sensibles a la cafeína es conveniente que pregunten sobre su caso en particular a su médico o especialista antes de decidirse a tomarlo.
• Su ayuda en la eliminación de grasas, su efecto suavemente diurético y regulador de la insulina lo hace un aliado muy eficaz en la lucha contra la obesidad.
• El té verde puede ser útil en el tratamiento de la diabetes ya que disminuye los niveles de glucosa al regular los niveles de insulina.
• Los polifenoles del té verde también pueden ayudar a broncearnos y a proteger la piel contra el daño provocado por el sol.
• Sus antioxidantes que son muy beneficiosos en la reducción de los efectos del envejecimiento.
• Al contener cafeína tiene un efecto estimulante y puede emplearse para aliviar tanto la fatiga física como la mental. Se puede usar en casos de somnolencia. Algunas personas notan alivio ante ataques de migraña.
• Los taninos del té verde le dan un efecto astringente lo que es ideal ante casos de diarrea.
• Su suave efecto broncodilatador ayuda a aliviar los casos de asma, bronquitis y enfisema.
• Su efecto antioxidante refuerza el sistema inmunitario lo cual nos ayuda en la lucha contra algunas bacterias como os estafilococos y algunos virus.
• Su aporte de flúor y sus Bioflavonoides nos ayudan a prevenir la aparición de caries. También es eficaz para tratar la halitosis.
• Si tenemos los ojos inflamados nos podemos aplicar unas bolsitas de té verde frías durante unos minutos.
• Fortalece los huesos ya que a su efecto antioxidante se une su aporte de calcio, magnesio, flúor y fósforo.

¿Sabías que…?

Aunque en China ya se tomaba desde hace más de tres mil años en Europa sólo empezó a popularizarse (y eso sólo en algunos países) a partir del siglo XVII – XVIII.

El éxito del té verde, en todas sus variedades, es tal que sólo le supera como bebida el consumo de agua.

Suscribete Ahora para recibir cada dia Los mejores Articulos de Piedras Mágicas

 

PARTICIPAR EN ESTE BLOG