Propiedades curativas del Beleño


Belladona, beleño, estramonio y mandrágora quizá sean las cuatro plantas poseedoras de mayor renombre y fama como tradicionales plantas venenosas y mágicas. No hubo brujo ni bruja de la Edad Media o en los turbulentos días de la Inquisición, que ignoraran alucinógenos de tan gran reputación. Para su desgracia, el uso y abuso de tales hierbas acabó acarreándoles la peor de las muertes en la hoguera, siendo su único delito el consumir las drogas fuertes de moda en aquel momento.

Estas plantas pertenecen a la familia de las solanáceas y han sido objeto de creencias, leyendas y fábulas de todo tipo, jugado un papel importante dentro de la cultura popular europea. Ya desde la antigüedad eran empleadas por los celtas, que las utilizaban en su “Filtro de Cirse” (compuesto por beleño, belladona y estramonio), o por los druidas y hechiceras en sus pociones "mágicas". También han estado muy emparentadas con la brujería y durante la Inquisición estaba prohibido su consumo. Tal vez este alto grado de difusión esté motivado por la germinación de estas plantas en cualquier lugar y clima.

Cuando se estudia la historia de las ciencias, especialmente sus puntos de contacto con la brujería y con la magia, hay que comprender que el uso de sustancias vegetales, minerales o animales combinadas entre sí en algunas de sus partes a menudo eran más molestas que inofensivas; ejercían un papel muy importante sobre los órganos de las personas que se creían embrujadas, la imaginación y el ánimo de los que están influenciados por esta planta del beleño parecen ser transportados a otro mundo, experimentan sentimientos particulares en su cerebro, los músculos faciales se contraen, todo en ellos describe una situación de terror, sin embargo hay algunos que despiertan bruscamente y huyen lanzando gruñidos, jadeando y se encierran presos del miedo, la influencia del enervamiento los lleva a la situación de sueños fantásticos debido a la absorción de los filtros mágicos.

Los magos se servían de la infusión de los granos del beleño, los usaban principalmente para procurar locura momentánea.

El uso de los beleños era conocido ya en los siglos V y VI. Dioscorides menciona sus propiedades que no tienen la menor relación con el beleño negro de linneo; según Richard, el beleño blanco del sur de Europa tiene las mismas propiedades que el negro, es decir que es venenoso.

Los antiguos egipcios sacaban de las semillas un aceite para sus lámparas mágicas; el amarillo posee idénticas propiedades. En Egipto sus habitantes utilizaban las hojas de una variedad de beleño no venenoso para dormir a los niños.

En Persia como en Egipto, los granos del beleño como las hojas de acelga se torrefacta sirviendo para confeccionar una infusión muy grata a los pueblos de Asia.

Todavía existe el beleño pigmeo que es venenoso y rico en hioscimina que es su principio activo, finalmente el beleño physaloides cuyo grano sustituye al café en daouria.

En resumen, los brujos de la edad media y el renacimiento se servían del beleño como de una sustancia cuyo efecto aterrorizaba el ánimo y ocasionaba un delirio en el que los objetos más pequeños tomaban grandes proporciones.

Hoy en día sus formas farmacéuticas son múltiples: se emplea como narcótico e hipnótico, los médicos enérgicos ingleses lo usan en sus preparados asociándolos a medicamentos como el sulfato de quinina o los ferruginosos.

Su principio activo es la hiosciamina que tiene gran analogía con los alcaloides de las solanáceas, en algunos países fabrican con la raíz unos collares usados contra las convulsiones infantiles.
 
Como conclusión cabe decir que el beleño, diabólico en su época, se ha reconciliado con su doloroso pasado dado al uso que hoy en día se le da en la medicina y en la farmacia.

Poderes espirituales del Ágata Dendrítica


Suele ser pequeña y redondeada de colores claros, marrón o verde, transparente y con marcas parecidas a ramas y/o helechos.

Se encuentra sobre todo en: Brasil, Estados Unidos, India, Islandia, Marruecos, República Checa.

Cristal muy estable que sirve para centrar energías en todos los ámbitos del ser, aportando un gran equilibrio.

Saca a la luz información oculta, armoniza energías positivas y negativas (Yin y Yang), calma y alivia suavemente, también es un poderoso limpiador a nivel físico y emocional.

El Ágata Dendrítica está muy vinculada con el Reino Vegetal, por lo cual atrae abundancia a todas la áreas de la vida, potenciando el crecimiento de cosechas y salud a las plantas, también potencia la conexión con la tierra.

Este cristal funciona con lentitud y eficacia en el tiempo.

Vinculada con órganos y/o sistemas corporales con “ramificaciones”, trata desordenes del sistema sanguíneo, linfático, nervioso, y esquelético (alineando este último con la realidad física).
Sana el sistema nervioso, neuralgias, degeneración capilar, sistema circulatorio.

Genera un entorno pacífico a nivel interno y externo, animando a disfrutar cada momento.
Anima a ver los problemas como retos para el crecimiento personal.

Aporta estabilidad y capacidad de centrarse en momentos difíciles de confusión o tensión,

Capacita los chakras para integrar la conciencia superior y ayuda a mantener la conexión con tus raíces durante tu crecimiento.

Estabiliza los vórtices energéticos terrestres, y ayuda a superar la geopatía de algunas líneas telúricas , por lo cual es útil para sanar plantas, e incluso a la propia tierra.
 
Es recomendable llevarla puesta durante largos periodos de tiempo para que todas sus propiedades puedan desarrollarse plenamente.

Laurel, defensa contra la Brujería


El laurel, como muchas otras plantas, tiene detrás algunas historias que se remontan a la Grecia antigua y está relacionado con dioses y ninfas. De hecho la palabra "laurel" en griego significa Dafne, nombre de una de las ninfas de las que se enamoró Apolo.

Según cuenta la mitología griega, Dafne era una ninfa, hija del dios-río Peneo, que había decidido no casarse nunca. Enamorado de ella el dios Apolo, la ninfa no quiso corresponder a sus deseos y huyó a las montañas

Apolo la persiguió y cuando Dafne vio que iba a ser alcanzada suplicó a su padre que la transformara para escapar de las caricias del dios. Su padre consintió en ello y la convirtió en laurel. Apolo, desconsolado por la pérdida, hizo del laurel su árbol sagrado; lo adoptó como símbolo suyo y cortando algunas ramas se hizo una corona. En toda la Grecia antigua, y como consecuencia de esta leyenda, el laurel siempre estuvo asociado al dios Apolo Cuentan, además, las leyendas, que Zeus mató de un rayo a Asclepio, hijo de Apolo, por resucitar a los muertos. 

Apolo, herido por el fallecimiento de su hijo dio muerte a flechazos a los Cíclopes, forjadores del rayo. Esto dio lugar a pensar que el laurel no podía ser alcanzado por el rayo y se empezó a utilizar como protector contra las tormentas. Y así, los laureles colocados en las entradas de las casas protegían a sus habitantes funcionando como pararrayos. Además, se convirtió en símbolo de la victoria y el honor y se entregaba como galardón en forma de coronas a poetas, artistas y guerreros. Algunas de las columnas que se erigieron en la antigua Roma para conmemorar campañas victoriosas de los emperadores, tenían decoraciones en forma de corona de laurel, tal es el caso de la Columna de Trajano.

Este simbolismo ha llegado hasta nuestros días hasta el punto de que hoy decimos que una persona ha sido laureada o coronada de laureles cuando se la ha recompensado con honor y gloria por alguna acción, o decimos que hemos obtenido laureles cuando nos referimos a premios o triunfos. Todavía hoy, dentro del mundo militar, existe la "Cruz laureada de San Fernando" insignia que se le concede a los militares como la más alta recompensa al valor heroico en acciones de guerra.

Con el paso del tiempo se ampliaron los usos protectores del laurel y, además de proteger contra las tormentas o representar los hechos gloriosos, se utilizó como una protección y defensa más general y contra la brujería. Empezó a extenderse la costumbre de colocar un pequeño laurel a ambos lados de la entrada de las casas con el fin de proteger el hogar de todo tipo de daños, así como de malas influencias y maleficios. En nuestros días también podemos utilizar el laurel para prevenir y proteger de males nuestros hogares. Para ello debemos introducir algunas hojas en pequeñas bolsas y colocarlas en distintos lugares de la casa o disponer pequeños ramos en las entradas.

Los amores desdichados del dios Apolo hacia la ninfa Dafne y la muerte de los Cíclopes del rayo han convertido a este pequeño árbol mediterráneo de hojas aromáticas, tan popular entre los pucheros de muchos hogares, en uno de los más potentes amuletos protectores del hogar y la familia y en el símbolo de la victoria por excelencia.

Una alimentación saludable con la dieta Alcalina


Muchas enfermedades, principalmente las de tipo crónicas, llamadas frecuentemente incurables, se deben a la presencia de tejidos ácidos en el cuerpo. La alimentación mala tiene componentes que facilitan la proliferación de bacterias, células cancerosas, ácido láctico, ácido úrico, que traen la mayor parte de las enfermedades.

Nuestros cuerpos albergan una gran cantidad de bacterias y hongos que viven, crecen y sobreviven en armonía cuando estamos comiendo y viviendo saludablemente. Pero pueden volverse altamente dañinos cuando el medio en donde viven se altera. Esta alteración de ese medio es fomentada por dietas altas en azúcar o en hidratos de carbono, también por agua y aire contaminados, o por la destrucción de nuestra flora intestinal a causa del uso de antibióticos u otros medicamentos (quimioterapia).

Las bacterias y hongos se alimentan de las mismas sustancias de las que se alimenta nuestro cerebro.Cuando ingerimos en exceso, alimentos ricos en glucosa, también estamos alimentando en exceso a las bacterias y hongos que crecen y se multiplican desproporcionadamente. El consumo de sustancias por parte de esa excesiva población desproporcionada provoca que el cerebro no reciba suficiente alimento, y como el cerebro es quien manda, inmediatamente emite las órdenes reclamando su ración. Allí es cuando sentimos la urgencia de correr a ingerir algo dulce, o hidratos de carbono (se convierten en glucosa), o alcohol. 


Y comienza así el círculo vicioso: al ingerir más, crece la provisión de azúcares, y con ello crece la multiplicación de bacterias y hongos, y esa población en crecimiento reclama más alimentos y sentimos la necesidad de ingerir más, y más, y más, y más..... Pero sucede que así como las bacterias y hongos obtienen su alimento de nuestra sangre, también vuelcan en ella sus desperdicios, toxinas que tornan cada vez más ácido el medio y que con el tiempo llegan a envenenar los tejidos.

Para poder procesar las toxinas, el hígado las convierte en alcohol (ácido) y ese exceso de alcohol en nuestro organismo, nos produce una sensación como la de estar borracho... mareado, desorientado, mentalmente confundido. La acumulación excesiva de bacterias y hongos reduce la provisión de potasio y magnesio del cuerpo con la consecuente reducción de la energía celular que provoca fatiga en exceso, reducción de las fuerzas y la claridad de pensamiento, quita el entusiasmo, la ambición, la stamina; causa la liberación de radicales libres los cuales coadyuvan al proceso de envejecimiento. 


Muchos estudios científicos han coincidido en que las bacterias y hongos pueden llegar a causar enfermedades cuando se les permite desarrollarse en un terreno no sano (ácido). Otros síntomas de acumulación de bacterias y hongos son los ataques de pánico, ansiedad, depresión, irritabilidad, dolores de cabeza, dolores en las articulaciones, inflamación en vías respiratorias, sinusitis, estrés glandular y problemas menstruales.

La comida sana debe estar cerca de la dieta alcalina. No nos estamos refiriendo exactamente a los alimentos ácidos, sino a los que producen acidez en forma general.La dieta sana es a la vez desintoxicante, depurativa, es una dieta para el restablecimiento del equilibrio total del cuerpo. Si todos tuvieramos una adecuada alimentación, las enfermedades se alejarían. En los alimentos se encuentra la causa de la mala calidad de vida.

Para alimentación sana

Para una alimentación sana, es además indispensable la práctica de ejercicios físicos, ya que sino el metabolismo no será eficaz. Te recomendamos seguir la dieta alcalinizante por 10 a 30 días y que consiste en restringir o eliminar todos los alimentos que conduzcan a la acidez del cuerpo.

Alimentos alcalinos

Los alimentos alcalinos deben prevalecer, así la alimentación mala o ácida se irá alejando, para una adecuada forma de alimentación que puedes ir adquiriendo en el futuro.

La comida sana te traerá muchos menos males y te acostumbrará a la vida en prevención. Un antiguo dicho dice, el hombre no muere, se mata. En ello tiene mucho que ver la adecuada alimentación.

Esta dieta recomendada no es para que la adoptes por siempre, sino como una depuración, pero puedes conservar la mayor parte de lo recomendado.

Para la dieta alcalina debes preferir:

    * Pescados frescos
    * Huevos frescos hasta tres por semana.
    * Arroz y trigo integral, con su cutícula, no pulido.
    * Verduras y hortalizas: espinacas, brócoli, espárragos, berros, lechuga, betarraga, rúcula, rábano, zanahoria, nabo, cebolla, ajo, tomate, palta, aceituna.
    * Germinados de semillas, cereales o legumbres: alfalfa, trigo, soya, loc tao, lentejas.
    * Queso de soya, leche de soya.
    * El desayuno debe ser solo crudo que puede incluir frutas secas: piña, papaya, dátiles, uva, manzana, durazno, pera, cerezas, melocotón, almendras.
    * Jugos frescos de naranja, pomelo (toronja), zanahoria.
    * Té verde o blanco.
    * Miel de abeja.
    * Antes de dormir, toma medio vaso de agua con el jugo de medio o un limón.

Evitar alimentos ácidos:

    * Leche, café, chocolate, lácteos en general.
    * Carnes rojas. mariscos y embutidos.
    * Enlatados, congelados y lo que sea fresco de todo tipo.
    * Margarinas, mantequilla, mayonesa, mostaza, salsa de tomate, kepchup.
    * Azúcar y edulcorantes artificiales. Reemplazar con la miel de abeja.

Si deseas un mejor efecto alcalinizante puedes combinarlo tomando bicarbonato de sodio, una cucharadita alejado de la comidas, en medio vaso de agua.

Notarás que tu cuerpo va eliminando toxinas y recuperando la vitalidad.

Debes masticar mucho mejor y sentir que el alimento no está entero, sino casi líquido. La dieta sana, sino se mastica bien, no tiene los mismos efectos.

Por lo menos hazlo por 10 días, previamente debes consultar con tu médico.