Propiedades terapéuticas de los Alimentos

El hombre de nuestros días ha olvidado su realidad natural y ya no busca en la naturaleza muchas de las soluciones a sus dolencias, debido al avance técnico y científico de la sociedad hasta el punto que ya no reconoce la oportunidad de beneficiarse directamente de las propiedades y variedades de elementos que ofrece la naturaleza sobre todo para nutrir, desintoxicar y curar el organismo.

 

Los alimentos de color rojo y naranja

Son imprescindibles para tener una piel sana, ya que nos ayudan a protegernos de los radicales libres que producen las radiaciones solares y a broncearnos más rápido. Además, son buenos para eliminar toxinas, ya que facilitan la actividad diurética de nuestro organismo, potencian la actividad cardiovascular y son en parte responsables de la memoria. Así se comportan en cerezas, frambuesas, fresas, granadas, manzanas roja y sandías además de hortalizas como el pimiento rojo, rábano, tomate, zanahoria y calabaza. Por ejemplo, la fresa es refrescante, diurética, laxante y disolvente del ácido úrico.

Las fresas además de su aroma y gusto exquisito tienen propiedades antigotosas y vermífugas. Las especies silvestres disuelven las concreciones articulares del ácido úrico. Quien cultive fresas y desee darles un sabor asilvestrado, que esparza agujas de pino alrededor de la planta. Las fresas al igual que las cerezas promueven la circulación de la sangre y estimulan la sexualidad. Contienen licopeno y otros anticancerígenos que ayudan a prevenir la formación de nitrosaminas.

También el tomate es una gran fuente de beneficios para el cuerpo humano. Hoy casi todos los medios recomiendan tomar jugo de tomate fresco, por ser éste un reconstituyente poderoso, pero es mucho más eficaz comer los tomates crudos preparados en ensalada. El tomate es un alimento refrescante y rico en vitamina C, tiene un gran valor en la lucha contra los gérmenes, también las hojas y tallos de la planta de tomate tienen propiedades curativas.

Las frutas y verduras anaranjadas tienen un alto contenido de vitamina C y caroteno. Se recomiendan contra la apatía, la depresión, la falta de deseo sexual y el cansancio. Mientras que los alimentos de color más amarillo nos acercan al del sol, brindan seguridad y estimulan la creatividad. Así la piña es una fruta rica en vitamina C, vitaminas del complejo B, favorece la absorción de hierro, regulariza el tránsito intestinal, y fortalece el sistema inmunológico, por lo tanto se puede consumir para prevenir el estreñimiento, así como también para eliminar líquidos, ya que es un poderoso diurético natural. 

Por su parte, la calabaza es perfecta para devolver a nuestro intestino su estado habitual en los estados de diarrea y desajustes gástricos. Junto a esto es un alimento que nos ayuda a mejorar los síntomas del reuma, ya que es un buen diurético y en casos de artritis e inflamaciones articulares se encarga de ayudarnos a frenar los líquidos que en la mayoría de los casos causan en dolor. Las semillas de calabaza también nos ayudan a mejorar la salud, pues las podemos utilizar para disminuir los efectos de la fiebre, al igual que nos ayudan a fortalecer el cerebro, a causa de los minerales que contienen y lo nutritivas que resultan para nuestro organismo. Sobre todo el efecto que tiene la calabaza es diurético y depurativo, por esto es una buena manera de mantener unos riñones en perfectas condiciones.

 

Los alimentos de color marrón

Como los frutos secos, el germen de trigo, el arroz integral, lagunas legumbres, la avena y la carne vacuna contienen mayor cantidad de proteínas, vitaminas del complejo B, hierro, fibras, grasas monoinsaturadas e hidratos de carbono, actúan directamente sobre el sistema nervioso. Por ejemplo, el trigo se utiliza para tratar los estados de desmineralización, anemia, astenia, deficiencia de crecimiento, raquitismo, tuberculosis, además de recomendarse para el tratamiento de la esterilidad, durante el embarazo y mientras perdure el periodo de lactancia materna.

Los germinados de trigo contienen 2 o 3 veces más vitamina B que el trigo común, por ello las semillas germinadas se utilizan para el tratamiento de enfermedades gastrointestinales, cardiovasculares, enfermedades de la piel, hepáticas y afecciones respiratorias. Una de las propiedades saludables del trigo destaca como coadyuvante en el tratamiento enfermedades graves que llevan a la desmineralización.

Por su parte la avena es excelente para combatir la diabetes, ya que su aporte en fibra contribuye a mantener el azúcar de la sangre en niveles óptimos, y sus grasas insaturadas ayudan a reducir el colesterol. Su consumo es beneficioso en casos de gastritis. En afecciones del sistema nervioso debido a su contenido en avenina una sustancia de acción sedante, la avena está indicada en casos de nerviosismo, fatiga, insomnio y estrés. También es recomendable para la tos catarral, y el reuma.

 

Los alimentos de color blanco

Son ricos nos ayuda a reducir los niveles de colesterol, disminuir la presión arterial y combatir las infecciones bacterianas, víricas y fúngicas. Los ejemplos de este tipo de alimentos son la chirimoya, el melón, la pera, el plátano y hortalizas como el ajo, la cebolla, la coliflor, los champiñones, la endibia, el nabo y el puerro, las carnes blancas y la clara de huevo. Actúan sobre el pulmón y el intestino grueso. Por ejemplo, el ajo es ideal para los hipertensos.

Reduce el cáncer de mama y de próstata y ralentiza la progresión de los tumores en personas que ya padecen la enfermedad. Facilita la irrigación sanguínea del cerebro, lo que protege del mal de Alzheimer e incluso del Parkinson y alivia los síntomas de depresión y fatiga. Por su parte, la clara de huevo es rica en proteínas de alta calidad y sirve como patrón para determinar la calidad de las proteínas de otros alimentos, tiene vitamina D, A y E, vitaminas del complejo B, hierro, zinc, selenio y fósforo y ácido fólico.

Es buena para la úlcera porque la clara neutraliza la secreción de ácidos estomacales. Ayuda a combatir la anemia  y la gota y al no tener azúcar es bueno para los diabéticos.

 

Los alimentos de color verde

Ayudan a equilibrar el sistema hormonal, a minimizar el riesgo de algunos tipos cáncer como de ovario, mama y próstata. Además alivian la ansiedad y son beneficiosos para el sistema nervioso y la formación neurológica fetal. Son el aguacate, el kiwi, la uva verde, la acelga, la alcachofa, el brécol, el calabacín, la col, el espárrago verde, la espinaca, la judía verde, la lechuga y el pepino. Tonifican la sangre del hígado, desintoxican, depuran. Por ejemplo, los espárragos no solo son deliciosos y ligeros, sino que además ayudan a depurar nuestro cuerpo de una forma muy efectiva.

Son un potente digestivo y al mismo tiempo un gran diurético, ayudando a luchar contra la retención de líquido y favoreciendo la eliminación de toxinas. La bardana es un depurativo muy efectivo para limpiar la sangre y el sistema linfático. Disminuye congestiones e hinchazones, elimina toxinas (sea por la piel o por la orina) y precipita el ácido úrico. Indicado para reuma, artritis, ciática, gota, acidez sanguínea, edemas, cálculos (renales y vesiculares), acné, afecciones gástricas, hepáticas y biliares, cistitis, infecciones urinarias, nefritis, herpes y diabetes. En oriente se la considera estimulante del sistema nervioso y vigorizante sexual.

Por su parte el pimiento contiene antioxidantes que previenen el envejecimiento y además es bueno para curar la artritis. Tiene propiedades antifúngicas y ayuda a eliminar parásitos intestinales, por lo que puede neutralizar el envenenamiento por alimentos. Todas las variedades del pimiento son ricas en antioxidantes y vitamina C, lo que previene el cáncer de vejiga, páncreas y próstata. Asimismo, reduce el colesterol, la presión arterial y mejora los trastornos digestivos, como la indigestión, úlceras, diarrea, cólicos y flatulencia.

 

Los alimentos de color violeta y azul

Nos ayudan a prevenir el envejecimiento celular, proteger contra enfermedades de corazón y regular la presión arterial. Ellos son los arándanos, las ciruelas, los higos, el maracuyá, la mora, la uva negra, las bayas azules y negras, las berenjenas, la col lombarda y la remolacha. Por ejemplo, la berenjena es un alimento con propiedades desintoxicantes. Por un lado, ayuda al organismo a eliminar toxinas mediante una suave acción diurética producida por su elevado contenido en potasio.

Así, la berenjena sirve para paliar los edemas y para controlar la tensión arterial en personas hipertensas. Por otro lado, la berenjena es un alimento laxante, ideal para reeducar un intestino perezoso. Las propiedades medicinales de la berenjena más interesantes son, posiblemente, las relacionadas con su poder hipoglucemiante. El consumo regular de berenjena rebaja los niveles de glucosa en sangre, algo muy interesante para quienes padecen diabetes tipo II. Además la berenjena rebaja los niveles de colesterol en sangre, reduciendo así el riesgo de infarto de miocardio y previniendo la arterioesclerosis.

Por su parte, el higo o la breva presta grandes beneficios, pues es tónico general, posee cualidades nutritivas y energéticas. Es útil en casos de estreñimiento, especialmente el higo madura, pues posee cualidades como laxante. El látex que segregan las hojas es rico en ficina, la cual es digestiva y se recomienda en casos de indigestión o tránsito lento, estimulando los procesos digestivos de las comidas que contienen grandes cantidades de proteínas. El consumo de los higos es recomendado por su alto contenido vitamínico y porque presenta grandes beneficios como relajante y contra el estrés.

 

Los alimentos de color negro

Como las judías de tal color, la uva negra, las aceitunas negras, el caviar, el café y la tinta de calamar influyen sobre el riñón y la vejiga. Por ejemplo, la uva negra ayuda en la prevención del envejecimiento prematuro, por su alta concentración de antioxidantes. Protege al sistema cardiovascular global, es útil en los trastornos vasculares o circulatorios, previene la formación de coágulos sanguíneos, cuida del sistema Inmunológico, combate la anemia y ayuda a prevenir la inflamación.

En cuanto al café, éste favorece la eficacia de los analgésicos, especialmente la de aquellos que actúan contra el dolor de cabeza, es por este motivo, que algunos fabricantes de aspirinas también incluyen una pequeña dosis de cafeína en sus comprimidos. A la vez, puede aliviar el asma a algunas personas.

El café reduce la incidencia de cardiopatías, aun cuando se desconoce si esto es así sencillamente porque libra a la sangre del exceso de grasa o si es debido a su efecto estimulante. Las mujeres que consumen café sufren menos episodios de enfermedades cardiovasculares, a la vez que tienen menos probabilidades de sufrir cáncer que la población general. El café también es un potente estimulante del peristaltismo y en ocasiones se considera que evita el estreñimiento; también es diurético.



La abrazoterapia

No hay comentarios:

PARTICIPAR EN ESTE BLOG