Propiedades curativas de la Kunzita

La kunzita, yendo del rosa al violeta, es una variedad de la espodumena. Se forma a partir de soluciones de magma ácidas y ricas en litio. La espodumena es importante en el ámbito farmacéutico ya que produce litio. Su nombre proviene de F. Kunz que la descubrió en California. La Kuncita se descubrió recientemente por uno de los gemólogos de Tiffanis.

Su contenido en Litio le otorga propiedades calmantes y favorecedoras para el sistema nervioso. La Kuncita es difícil de encontrar y muy cara.

A nivel mental este mineral permite integrar los sentimientos reprimidos, para superar la pena. Limpia la resistencia y los amarres y compromisos con personas que no se merecen nuestra energía.

La kuncita produce durante un tiempo un efecto de meditación, que se puede confundir con tristeza, para purgar los sentimientos. Lo cual es posible que te exija los primeros días de trabajar con ella espacio personal y momentos de soledad. Depende de tu sensibilidad y tus conflictos utiliza la kuncita en periodos breves al principio, mientras vas asimilando su energía y luego puedas llevarla encima todo el día.

La kuncita es excelente para superar los ataques de ansiedad. Dale tiempo y escúchala. Te dará fuerza y confianza y disolverá el estado en el que te encuentras de estrés.

La kunzita proyecta un escudo protector alrededor del organismo y protege nuestras emociones en todo proceso de curación. Nos aísla de las proyecciones negativas en las multitudes y fortalece el campo energético corporal.

La kunzita nos anima a expresar nuestros sentimientos aunque los consideremos poco importantes, y es muy útil para aquellas personas que se preocupan por los demás pero no reciben cariño a cambio. Devuelve la confianza y la inocencia y permite darse cuenta de la posible situación de maltrato hacia uno mismo y te hará sentir fuerte si lo que deseas es cambiarla.

A nivel mental este mineral permite integrar los sentimientos reprimidos, para superar la pena. Limpia la resistencia y los amarres y compromisos con personas que no se merecen nuestra energía.

La kunzita es excelente para superar los ataques de ansiedad. Dale tiempo y escúchala. Te dará fuerza y confianza y disolverá el estado en el que te encuentras de estrés.

Sus dos colores son los del chakra corazón: Verde y rosa

Su trasparencia en ambos colores es cristalina y maravillosa.

Su forma es estrías permite que la energía circule por ella, al igual que en todas las piedras estriadas, a gran velocidad, lo cual permite que sea uno de los minerales más sanadores a nivel energético.

Su ayuda en el cambio de código aurico-genético tiene que ver con ir adquiriendo cada vez más la fuerza necesaria para dejar atrás la polaridad, es decir, centrarnos en el corazón, en los estados esenciales que no pueden ser puestos en duda por la mente, como el amor incondicional, la paz, la armonía, el sentimiento de unidad con la vida…y de esta manera nos hace vivenciar nuestras circunstancias cada vez más desde la óptica del Yo Superior en lugar de las dudas, conflictos y dualidades del ego.

Su lugar en la imposición de cristales es la zona del chakra corazón para que su frecuencia, su vibración llegue a todas nuestras células a través del bombeo de la sangre desde su principal centro: El corazón.

Todos los terapeutas de la Nueva Era deberíamos realizarnos una imposición semanal de estos cristales / ayudantes y situar una pieza natural de Kuncita sobre nuestro chakra corazón.
Kunzita amarilla

Alinea los chakras, reestructura las hélices del ADN.
Equilibra el calcio y magnesio en el organismo.
Limpia la bruma electromagnética del ambiente desviando la radiación del campo áurico.

Kunzita clara

Ayuda a recuperar el alma, desde la situación en la que se produjo el dolor o la pérdida, hasta que de nuevo pueda ser integrada.

Kunzita lila

Es un medio de acceso a niveles espirituales superiores, y simboliza el infinito.
Ayuda a la transición de esta vida al otro plano de existencia, aportando al alma el conocimiento que necesita y rompiendo las barreras del tiempo al infinito.


Ágata de Botswana

No hay comentarios:

Publicar un comentario