Piedras talladas a mano y sus Formas

Los cristales y piedras tallados con calidad de gema  sirven para engarzarlas y llevarlas puestas en contacto directo con la piel (colgantes, pulseras, gargantillas diademas, etc.,), tienen la propiedad de relajar y refractar algunas de ellas, toda la luz que les llega. Muestran un esplendor especial gracias a la mano del hombre, quien ha sabido "sacarle" todo su potencial (por ejemplo un diamante nunca sería un diamante si no fuera por la maravillosa labor que ha realizado el especialista que lo ha facetado).

Sin embargo, está también el caso contrario; cristales completamente modificados a los que les han quitado facetas o les han añadido otras que no existían; estos cristales suelen haber perdido toda su fuerza e identidad, pero no hay que olvidar que siguen siendo cristales y que su estructura molecular es luz.

En este sentido los tallados a mano con formas de animalitos, lunas, corazones, etc., nos sirven para tratamientos a niños; en terapias corporales cuando la persona a tratar es un niño de corta edad será muy difícil tenerlo relajado o con los ojos cerrados; para estos casos son de gran ayuda estas piedras y cristales ya que vamos enseñándoselas, hablándole de su forma y color y de donde vamos a ponerla, que nos diga qué siente, qué nota... hacerle participar pasivamente.

(De todas maneras los niños son seres muy puros y su energía, su aura, está todavía muy limpia por lo que cualquier tratamiento o terapia vibracional requiere muy poco tiempo para hacer efecto, lo mismo pasa con su capacidad curativa; un niño iniciado en el Primer nivel de Reiki cuando hace una imposición de manos a alguien, transmite la energía de curación en un minuto e incluso a veces en mucho menos; son canales puros y abiertos para dar y recibir luz).

Los cristales y piedras (sobre todo el cristal de cuarzo) tallado con formas totémicas, es decir, con formas de animales, caras, espíritus, etc., tendrán una fuerza y cualidad especial dependiendo de lo que representan o de la intencionalidad que le haya dado el artesano que las haya tallado.

Los cristales y piedras utilizados para hacer objetos de energía de forma, por ejemplo el Sello Atlante, Cetro de Poder  las pirámides, Budas, etc., aportan su elevada frecuencia vibratoria a la frecuencia vibratoria propia del objeto, por ejemplo un Sello Atlante tallado en jade o en cristal de roca tiene un poder energético muy poderoso, eficaz y positivo.

 

Piedras y cristales asociados  de forma natural

Cuando encontramos un cristal o piedra asociado con otro como por ejemplo azurita y malaquita, cuarzo con inclusiones de hierro, galena con rosa del desierto, cuarzo cristal de roca con turmalina negra  etc., tendremos que tener en cuenta siempre las propiedades de cada uno de ellos sumadas, ya que en cada asociación se refuerzan y se complementan las propiedades de cada uno de los minerales en cuestión.

 

Minerales en forma de supernova o estrella

Algunos cristales o piedras como el Aragonito presentan una forma especial como si fuera una estrella en formación; esta clase de formaciones son especiales para aportarnos energía, en etapas, situaciones o incluso en personas que siempre tienen muchas ocupaciones, muchas actividades, que "gasten" mucha energía porque se dedican a varias cosas a la vez: Trabajan, estudian, hacen deporte, se ocupan de una casa, hijos, familiares, animales, disfrutan de un montón de aficiones, etc.


Sobre el color en general

Tanto en terapias corporales como en trabajos energéticos (meditaciones, ensoñaciones, visualizaciones,... ) tendremos en cuenta que el color del cristal es importante según su intensidad para mover y canalizar energías ya que los cristales y piedras transparentes o translúcidos, por su vibración sutil, son más etéreos, mientras que los cristales mates lógicamente pertenecen a energías más densas; están más en la tierra.

Al utilizar los cristales por sus colores lo que hacemos es potenciar mucho más el tratamiento, sanación, objetivo o meditación, ya que el cristal tiene su propia luz y su propio poder; su energía es muy poderosa.

Si al color natural del cristal le sumamos una fuerza mental y de voluntad al visualizar, potenciamos, la vibración energética o cualidades y propiedades del color en cuestión.

La frecuencia vibratoria de las piedras y cristales es capaz de equilibrar, sanar o desbloquear progresivamente, a través de tratamientos, tanto a nivel físico emocional, mental y espiritual.

Cada persona tiene una frecuencia vibratoria personal y característica que le hace entrar en resonancia o vibración armónica con determinados instrumentos o determinadas melodías. De ahí el poder de la música y el sonido como terapia. (Consultar el libro: “El Sonido Sagrado a Través de los Cuencos Tibetanos)

El sonido suena cuando suena, es algo mecánico, mientras que los rayos luminosos, es decir, la longitud de onda del color de los cristales, está siempre, perennemente emitiendo su vibración.

Es por ello que el tener cristales repartidos por la casa o llevarlos puestos o meditar en o con ellos nos sea tan beneficioso.

Los rayos luminosos son las fuerzas espirituales que emanan de la Gran Luz Blanca.
Están en perpetuo movimiento vibratorio, no solo en las superficies de la tierra sino también alrededor del globo terráqueo.

Estos Rayos son energías de color procedentes del sol alrededor del cual gira el sol de nuestro sistema, es decir, proceden de Sirio y su composición es electrónica (los electrones son mucho más sutiles que los átomos) mientras que los colores del espectro procedentes de nuestro sol son de composición atómica. Además los electrones no poseen masa y por eso son invisibles al ojo físico ordinario, al igual que los colores que forman el aura



Piedras talladas a mano y sus formas

No hay comentarios:

Publicar un comentario