Plantas Afrodisíacas


Albahaca (Ocinum basilicum): consagrada a Venus y en la India a Vishnu, la albahaca se asocia con la fecundidad y la pasión.

Alcaparra
(Capparis spinosa): Degustada en ensalada, especialmente si se combina con apio y endibias, fortalece el impulso sexual.

Anís
(Pimpinella anisum): Es una planta de flores blancas y semillas pequeñas y aromáticas. En la India existe una receta muy antigua en la que a las semillas de anís reducidas a pasta se añadía miel y con pomada se frotaban el pene antes del coito. Actualmente, en muchos países del Medio Oriente, los granos machacados se utilizan para incitar al amor de los recién casados y curar la impotencia. 

Azafrán (Crocus sativa): En Oriente próximo tiene un notable prestigio como estimulante. Tanto asirios como griegos y fenicios utilizaban el azafrán para estimular la circulación y el útero.
 

Borraja (Borago Officinalis): Los indios mapuches utilizaban esta planta como abortivo. Tomada con moderación induce a la lujuria.

Canela
(Cinnamomus zeylanicum): La infusión de canela en rama se recomienda para regular los dolores menstruales, pero también funciona como vasodilatador afrodisíaco.

Cardamomo
(Elettaria cardamomum): Aún en la actualidad en numerosos países árabes machacan esta semilla, la emulsionan con aceite de oliva y se untan todo el pene y los testículos con la mezcla, ya que dicha untura tiene fama de aumentar el tamaño del órgano viril y excitarlo. En algunos ritos tántricos se usa como símbolo de los genitales femeninos.

Clavo de olor
(Syzygium aromaticum): Esta especia, botón floral seco del clavero, es un ingrediente imprescindible en numerosos afrodisíacos de la Edad Media. En la India, los enamorados suelen masticar clavo antes de iniciar un encuentro sexual.

Comino
(Cuminum cyminum): Tanto su infusión como su aceite se utilizan para elaborar todo tipo de baños y filtros de amor.

Eneldo
(Anethum graveolens): Hierba aromática muy apreciada prácticamente todo el mundo, afrodisíaco delicioso y gran aromatizante, que tiene una peculiaridad: sus hojas son ideales para acariciar la piel e incitar su sensualidad.

Ginseng
(Panox Ginseng): Muy rico en saponinas de tipo hormonal, es un poderoso estimulante de la energía y la resistencia sexual.

Jengibre
(Zingiber officinale): Rizoma con cuya pulpa los cocineros de Madame du Berry, amante del monarca francés Luís XV (1710-1774), preparaban una mixtura de yemas de huevo y raíz de jengibre fresco, que inducía a los amantes a la lujuria más salvaje. Existe la antigua creencia de que los varones que comen regularmente jengibre se les aumenta considerablemente el tamaño del pene.

Lavanda
(Lavandula vera): Sus semillas se utilizan en la cocina como afrodisíaco. 

Menta (Mentha sp.): Su sabor fresco es sexualmente estimulante.

Nuez Moscada
(Myristica fragans): Recién molida y tomada a diario favorece el apetito sexual.

Orégano
(Origanum vulgare): En numerosos pueblos de los Pirineos, cuando lavaban las sábanas de los amantes, en el último aclarado le añadían una infusión cargada de orégano.  

Perejil (Petroselinum hortensis): En estado silvestre era utilizado en la Edad Media por las brujas como uno de los ingredientes de la poción mágica para volar. 
Pimienta (Piper nigrum): Los granos de pimienta verde, negra o blanca corresponden a diferentes estadios del proceso de maduración. En numerosos pueblos orientales está asociada con virilidad y la potencia.

Salvia
(Salvia officinalis): En muchos países mediterráneos las doncellas, antes de entrar en contacto carnal, bañaban sus genitales con infusión de salvia.Tomillo (Thymus sp.): Planta aromática procedente de la región mediterránea, con la que antiguamente los curanderos solventaban la sobreexcitación de los órganos sexuales externos.

Vainilla (Vanilla planifolia): Fruto de una orquídea, su aroma es altamente erotizante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario