La Magnetoterapia


La Magnetoterapia es la terapia que utiliza las propiedades curativas de los Imanes en el tratamiento del dolor y la enfermedad. El enorme imán terrestre ejerce una gran influencia sobre la vida del planeta, ya que su campo magnético, aunque muy pequeño en intesidad, posee una lineas de fuerza que lo traspasan todo, incluso los órganos internos de nuestro cuerpo. Por ello, cuando se aplica un imán en una zona del cuerpo afectada por alguna dolencia, sí esta se debe a alguna alteración de su estado magnético, el campo del imán reordenará en este sentido la zona afectada, aliviando el sufrimiento que producía dicho desorden. Este es el principio básico de la Magnetoterapia.

En los orígenes de esta modalidad se utilizaba imán, o imán natural (Magnetita, Oxido Ferroso-Férrico, Fe3 O4), mineral cristalizado en masas compactas de un bello color negro ébano con brillo metálico, pero ahora se usan imanes permanentes de hierro, que son de menor tamaño y, por lo tanto, más manejables, tienen más potencia y su acción es más rápida. La aplicación terapéutica del imán es de gran ayuda, tanto en dolencias y enfermedades crónicas como en las recientemente contraídas, y mejora sustancialmente la circulación de la sangre. También reporta beneficios como preventivo.

 

Polaridad del Imán

El imán tiene dos polos y cada uno de ellos tiene efectos terapéuticos diferentes. El Polo Norte corresponde al potencial negativo (-) del imán , mientras que el Polo Sur al potencial positivo (+). El Polo Norte está principalmente indicado para calmar o suprimir el dolor, así como para combatir procesos inflamatorios e infecciosos. El Polo Sur proporciona energía, fortaleza, vitalidad. Por lo tanto, está especialmente indicado en casos de rigidez, atrofias, debilidades y desgarros musculares, fracturas de huesos y ligamentos, esguinces, rehabilitación, cicatrización de heridas, artrosis, etc. El Polo Norte (-) inhibe, detiene los procesos nocivos para el organismo y, además, es regenerador y relajante. El Polo Sur (+) activa, impulsa y fortalece los procesos biológicos del organismo, es dinamizador y vitalizante.

 

Modo de Empleo

Para su uso terapéutico, el imán es de fácil aplicación, basta poner el polo seleccionado en la zona afectada.Cuanto más ceca esté de la piel, más rápidos serán sus efectos, aunque el imán también se puede poner encima de las prendas de vestir.

 

Tiempo de Aplicación

El tiempo de aplicación del imán variará según las dolencias y enfermedades que se tratan. Se recomienda dos o tres aplicaciones diarias, en secuencias de quince a cuarenta minutos, incluso más si fuera necesario.

Dolores Musculares: Aplicar el Polo Norte durante 10 minutos, dos veces al día. El dolor suele desaparecer al cabo de 8 días.

Dolores Dentales: Situar el Polo Norte directamente sobre la piel, a nivel del dolor, hasta que este se alivie o desaparezca.

Artrosis: Aplicar el Polo Norte de un imán en la zona dolorida. Cuando no haya dolor usar en la zona el Polo Sur para regenerar los tejidos.

Quemaduras: Aplicar sobre la quemadura, con una gasa estelizada y el mayor tiempo posible, el Polo Norte del imán, hasta que desaparezca la ampolla.

Otras Indicaciones: Los imanes no deberán ser usados en las embarazadas y en personas que tengan marcapasos, porque lospatrones magnéticos podrán afectar su funcionamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario