Magia con los Diamantes Herkimer


Los diamantes Herkimer son gemas naturales y singulares que parecen haber sido cortadas, talladas y pulidas. En realidad, salen del suelo con este alto grado de brillantez y perfección que les ha dado la naturaleza. Son una forma muy especial de cristales de cuarzo, de doble terminación. Esto es, tienen punta en ambos extremos. Son uno de los pocos cristales naturales que pueden ser y son utilizados tal como se les encuentra.
Son relativamente raros, y sólo se extraen comercialmente en un lugar de la tierra. Ese lugar es Herkimer County, en el Estado de Nueva York (cerca de Utica, sobre el río Mohawk).

Nosotros, la gente de la tierra, sentimos una atracción muy fuerte por los cristales de roca de cuarzo, y especialmente por los diamantes Herkimer. Esto es así porque el orden natural de la estructura del cristal de cuarzo representa un grado de coherencia, orden y perfección que buscamos en nuestras vidas. Asimismo, nuestros cuerpos provienen de la tierra y el agua. Somos agua en un 70%, y en consecuencia estamos compuestos en gran parte por átomos de oxígeno. Nuestros cuerpos crecen y evolucionan en las vibraciones naturales asociadas con la corteza terrestre. Esta corteza es casi en su totalidad oxígeno y silicio (79%) en diferentes formas de silicato. Por tanto, nuestro ciclo vital entero está directamente asociado y sintonizado con los modos vibracionales normales de los átomos de oxígeno y silicio de las diversas formas de silicato que se encuentran en la corteza terrestre.


Ahora bien, cuando estos átomos de oxígeno y de silicio se organizan en la estructura altamente organizada de un cristal de roca, de cuarzo o diamante Herkimer, esta orquestación natural de los modos vibracionales de los átomos de oxígeno y silicio, toca en armonía, y realmente nos “conecta el interruptor”. Están sintonizados con nuestro canal. Somos, por tanto, excelentes receptores para su mensaje. Esto hace de los cristales de cuarzo excelentes herramientas para atraer a nuestros cuerpos y a nuestros centros psíquicos otros mensajes vibracionales. Dado que su onda portadora está sintonizada con nuestra emisora, la modulación de esta onda portadora con formas de pensamiento puede ser rápidamente dirigida a la conciencia interna que existe en las diversas partes de nuestro cuerpo a la que es dirigida (chakras, glándulas, órganos, etc.). Es por ello que sentimos esa atracción natural hacia los cristales de cuarzo, pues nos conmueven, y sintonizan con nuestro ser interior por medio de sus armoniosas vibraciones.

Crecimiento del Cristal de Roca de Cuarzo.

El agua, bajo las condiciones normales de presión y temperatura, no disuelve la sílice (arena). De otro modo, no tendríamos playas cerca de los océanos; pero bajo condiciones hidrotermales (por ejemplo, por encima de los 600ºC y muchas toneladas de presión), en lo profundo de la corteza terrestre, esta acción disolvente sí tiene lugar.

Esta solución es el mismo Licor Madre (líquido que produce un cristal) que forma ambos tipos de cristales de cuarzo (Herkimers y cristales de roca). La diferencia en las morfologías de crecimiento (rama de la ciencia que trata de la forma y estructura de un organismo o mineral) entre los Herkimers y el Cuarzo de Roca, reside en la composición química de las rocas que forman las cavidades en donde se cimentan estos cristales. Como antes dijimos, la mayor parte de la corteza terrestre es silicio y oxígeno asociados en muy diferentes tipos de formaciones de rocas que contienen cristales de roca de cuarzo o algún tipo de silicato compuesto. Por consiguiente, cuando el Licor Madre conteniendo la sílice viene de las profundidades de la tierra hacia la superficie y se reúne en huecos y cavidades de la roca matríz, es, en la mayoría de los casos, retenido en rocas que contienen alguna forma de cristales de sílice o de silicatos. Por consiguiente, cuando la solución se enfría y llega a la sobresaturación y posterior cristalización, encuentra muchos puntos químicamente activos de sílice y silicatos en forma microcristalina sobre las paredes de la cavidad en que está contenida. Los nuevos cristales crecen entonces a partir de estos puntos activos de las paredes, del exterior al centro de la solución. La cristalización comienza con muchos pequeños cristales, y a medida que pasa el tiempo, un grupo selecto de estos numerosos cristales crecen hasta hacerse muy grandes, ocupando la mayor parte del espacio y bloqueando la mayor parte de los cristales menores. Esto conduce a un crecimiento tipo dedo o vela, característico de la mayoría de los grandes cristales de roca de cuarzo.

Así pues, los cristales de roca crecen a partir de las paredes, de modo más o menos unidireccional, por apilación de los átomos en planos, uno encima del otro, de modo semejante a una baraja de cartas, o a una pila de cucuruchos de helado vacíos. El resultado de este tipo de crecimiento puede verse claramente cuando se examinan los lados de grandes cristales de roca de cuarzo, y se ven estos estratos en capa.

Crecimiento de los Diamantes Herkimer.

El crecimiento de un diamante Herkimer se origina a partir del mismo Licor Madre que el tipo convencional de cuarzo de Arkansas. La diferencia está en la composición química de la roca huésped, que forma las cavidades en las que crecen los cristales. La roca matriz huésped para un diamante Herkimer no es una roca tipo sílice o silicato, sino bastante diferente del cuarzo, tanto química como cristalográficamente. Esta roca huésped es una dolomita, y su composición es un tipo de carbonato cálcico-magnésico. En el momento y a la temperatura de cristalización, no existe esencialmente ninguna afinidad química entre la solución del Licor Madre y las paredes de la cavidad en la roca huésped. En la terminología del crecimiento de cristales sintéticos, se dice que la solución está contenida en un crisol que no moja. Así, a medida que la sobresaturación se desarrolla por enfriamiento, hay muy poca afinidad química entre el cuarzo en solución y las paredes de la cavidad, de aquí que la cristalización se vea forzada a tener lugar dentro de la solución misma. Esto hace que en la solución se formen microcristales, los cuales actúan como puntos activos para el crecimiento continuado de cristales.

A medida que la cristalización continúa, estos pequeños cristalitos libremente suspendidos en la solución, crecen por deposición de nuevas capas de cuarzo sobre todas sus superficies y en todas direcciones a la vez, sin paredes que inhiban su crecimiento. Por consiguiente, la morfología de crecimiento es controlada principalmente por el orden natural en el cristal de cuarzo mismo, lo que produce la doble terminación, típica de los diamantes Herkimer. Cuando el crecimiento continúa y los cristales se hacen cada vez más grandes, muchos crecen uno dentro del otro. Esta asociación estrecha inhibe el crecimiento mutuo en esa dirección en que contactan entre sí. Esto explica los Herkimers incompletos y los crecimientos parcialmente deformados. Asimismo, no todos los microcristales comienzan al mismo tiempo ni crecen a la misma velocidad. Esto explica las diferencias de tamaño.


Otro punto sutil es que siempre habrá dentro de la cavidad de crecimiento ligeras diferencias de temperatura y composición en el Licor Madre durante el proceso de crecimiento. Estas diferencias explican la anisotropía (que tiene propiedades que varían de acuerdo con la dirección en que son medidas) de crecimiento de los Herkimers, explicando por qué cada Herkimer de un cierto tamaño no es siempre de la misma forma.


Sin embargo, estas diferencias de crecimiento y forma no niegan en modo alguno el hecho de que la morfología de crecimiento de un Herkimer sea significativamente diferente a la del cristal de roca de cuarzo convencional de una sola terminación. Recordad, el cuarzo de una sola terminación crece más o menos unidireccionalmente, siendo el nuevo crecimiento principalmente por apilación, uno encima del otro, en dirección a la terminación del cristal, mientras que los Herkimers crecen en todas direcciones a la vez, tanto ambos extremos como todos los lados al mismo tiempo. Creo que estos diferentes modos de crecimiento tienen un efecto importante sobre el modo en que la energía fluye a través de los cristales, y voy a explicar mi teoría, respecto a cómo sucede esto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario