Las Flores Áureas



Las flores o damas áureas pueden ser utilizadas en cualquier situación de desequilibrio o dolencia, ya que, en su origen, hay una pérdida de referencia o apreciación y por consiguiente una progresión en lo que separa a la personalidad del alma. Cada esencia maneja tres defectos que se pueden retroalimentar entre ellos e interactuar con el resto.


En cada una de las nueve esencias principales se especifica, en primer lugar, el defecto alimentador o fuerza activa, en segundo lugar, el defecto vehiculizador o fuerza neutralizante, y en tercer lugar, el defecto resultante manifestado o fuerza pasiva. Se debe utilizar aquella esencia donde el defecto a manejar aparezca en tercer lugar (fuerza pasiva). La esencia utilizada actúa tanto sobre el defecto fundamental (fuerza pasiva, 3º lugar) como los dos asociados a él.



Las damas áureas presentadas, en su nomenclatura simbólica, y su explicación psicológica son las que se detallan a continuación:

 

Dama de noche nº 1 "voluntad real"


Defectos: soberbia ignorancia envidia

Envidia: la capacidad de ser "canalizador" o instrumento de energía dañina hacia un semejante. Se gesta a través de las "fisuras emocionales" y la necesidad de "cuotas de poder" sobre los demás. Incapacidad de aceptar lo propio y lo ajeno como adecuado. Gestora de la crueldad (tanto la evidente como la "inconscientemente" emitida). Los defectos indicados, en especial la envidia, son grandes impedimentos para entender la voluntad (conocimiento real). Dicho defecto incrementa la capacidad de ser instrumento de la involución.

 

Dama de noche nº 2 "voluntad de amar"


Defectos: egoísmo impaciencia codicia

Codicia: todo aquel deseo o "amor" en el que exista un interés o esperanza receptora. Incapacidad de dar y "darse" desinteresadamente a quien se quiere. Causante de la transmisión generalizada de condicionantes mentales como: la inseguridad, el sentido de la culpa, el sentido de "des-gracia" y el miedo. Conlleva la negación de la libertad y la individualidad del alma de los demás. Para entender que no hay liberación o nutrición real en las relaciones afectivas sin haber ejecutado ilimitadamente la capacidad de dar sin expectativas. Ayuda a traspasar la apariencia egoica (trans-aparente = transparente).

 

Dama de noche nº 3 "voluntad de realizar"


Defectos: vanidad lujuria pereza

Pereza: incapacidad de atención constante y prioritaria a la búsqueda de la verdad dentro de uno mismo, cualquiera que sea el costo. Facilidad para perderse en "las preocupaciones de la vida", por "justificadas" que estén. Responsable de la facilidad del hombre en "errar el blanco". Para trascenderla, se requiere sinceridad, perseverancia y disciplina como únicos medios de salir de la "mundanidad", la imagen y el instinto. Por lo tanto la pereza está directamente relacionada con la "conciencia biológica" y la búsqueda de placeres y satisfacciones; y lleva aparejada las des-gracia.

 

Dama de noche nº 4 "claridad"


Defectos: ignorancia envidia soberbia

Soberbia: incapacidad de apreciar la pequeñez de la personalidad frente a lo real (la esencia). Enmascarada muchas veces en: prepotencia, desprecio, clasismo, seguridad en sí mismo, impaciencia, etc. Nutridora de la "importancia personal". La claridad y el entendimiento, sólo es posible a través de la humildad y la piedad, y conlleva la ausencia de incertidumbre. La claridad conlleva el acceso a la vocación verdadera.

 

Dama de noche nº 5 "felicidad-significado"


Defectos: codicia egoísmo impaciencia

Impaciencia: la incapacidad de aceptación del devenir interno y externo. Hija de la soberbia y madre de la ira. Sin su consecuencia energética el hombre liberaría mecanismos de sanación endógenos de elevado potencial. A través de la aceptación de las cosas como son (paciencia = la ciencia de la paz), se puede experimentar la sencillez; y sólo a través de la sencillez es posible acceder a la paz interior, al conocimiento del significado y a la verdadera alegría de vivir (felicidad).

 

Dama de noche nº 6 "anhelo-pasión"


Defectos: pereza vanidad lujuria

Lujuria: incapacidad de recuperar la "pureza de la sangre" (recuerdo de sí) por "mestizaje" de energías dispares. Búsqueda del exceso (luxuri – lujo) y de las satisfacciones inducidas desde el nivel biológico o celular de la personalidad. Hermana de la gula. La pérdida de la "casta" (castidad), o sea de la pureza celular original, es la causa fundamental de la "amnesia primordial". Pérdida que se agrava, por el "sometimiento" a la información celular e instintivo-biológica y la falta de atención constante a valores trascendentes.

 

Dama de noche nº 7 "pureza de intención"


Defectos: envidia soberbia ignorancia

Ignorancia: no consiste en la carencia de conocimiento, sino en la incapacidad de aprender tanto de nuevos conocimientos como de experiencias de la vida. Emboscada las más de las veces en los prejuicios, las creencias, los "conocimientos inamovibles" y la "cultura". La aceptación de la ignorancia es el primer paso para conocer la caridad (desvinculación y cese de la nutrición energética del entorno afectivo), como instrumento energético de purificación celular y conocimiento de sí.

 

Dama de noche nº 8 "ofrenda de sí-no ser"


Defectos: impaciencia codicia egoísmo

Egoísmo: la incapacidad de tomar decisiones "impecables", esto es, por "justeza" interna, sin atender a interés, a miedo o a instinto. Generador de la autojustificación y el autoengaño. En la capacidad de ofrenda está una de las claves de la superación del miedo y de la liberación de mecanismos sanadores casi "omnipotentes", y que podrían ser los responsables de lo que se conoce como curaciones espontáneas.

 

Dama de noche nº 9 "servicio"


Defectos: lujuria pereza vanidad

Vanidad: incapacidad de emprender el camino del "conocimiento de sí" por culto a la imagen y la importancia personal. Tanto en los llamados intereses materiales, como en los "espirituales".genera y custodia la "mentira" celular y por lo tanto, la mental. Fuente de toda idolatría. Alentadora del mundo de las creencias. Causa de la "muerte" interior; ("imago = cadáver/reflejo). Para el cambio de mente (metanoia) y el acceso a la "conciencia trascendente" se precisa la desidentificación de la propia imagen o "conciencia biológica" (personalidad). Esto conlleva transmutación celular y por tanto, perturbación. No es posible traspasar dicha perturbación con importancia personal.

 

Dama de noche nº 10 "protección y filiación"


Influye sobre la información celular para sutilizar la resonancia de fluidos. Limita la repercusión cibernético/celular sobre los cambios de información o parasitación mental. Para agresiones o influencias psicoenergéticas. Ayuda a los más pequeños a no perder resonancias esenciales. Impulsa el deseo de purificación y búsqueda de la verdadera filiación. De utilidad bien para iniciar los tratamientos, bien cuando falta claridad sobre las esencias de damas aureas a usar.

 

Dama de noche nº 11 "justicia"


Impulsa y acelera, desde áreas cerebrales, la erradicación de la mentira celular. A utilizar cuando hay dificultades en reconocer o encontrar los defectos psicológicos. Ayuda a buscar en lo más escondido, la falta de sinceridad y honestidad. Impulsa la utilización de la materia. Puede inducir una ligera excitabilidad emocional en personas muy alejadas de su nivel esencial y poco honestas; en cuyo caso se sustituye por dama 10. Puede ser utilizada para limpiar lugares, bien impregnando luces naturales (velas, lámparas de aceite, etc.), bien impregnando los ángulos de las construcciones.

Todo lo expresado no pretende ninguna valoración moral, sino apuntar sobre vicios y consecuencias vibracionales.

La acción de estas esencias es de tipo vibracional, sin efecto alguno sobre el equilibrio nervioso, neuronal o mental.



 

Historia


En la edad media se pensaba que el oro tratado y convertido, según un proceso especial, adquiría cualidades energéticas, capaces de liberar poder curativo. Poder éste que tradicionalmente se suponía era el rey, el elixir de la larga vida, con capacidad de curar todas las enfermedades del cuerpo, el alma y el espíritu.

Paracelso lo usaba como la "panacea universal". Hoy día, a través del conocimiento de la nueva física y la investigación de la medicina vibracional, se ha redescubierto esta cualidad "áurica", tan altamente estimada en la antigüedad.

La tradición alquímica consideraba que, al ser metal noble por excelencia, su energía vibracional/áurea, era capaz de ennoblecer aspectos de la "psique" mancillados por la personalidad, devolviéndole su estado "dorado".

Claro está, que se trata de un oro no físico y de una acción o cualidad no física.


Las damas áureas son la resultante de un proceso espagírico (vibracional/áureo), con once preparados esenciales distintos, de una flor de características excepcionales como es la dama de noche. Esta blanca y bellísima flor de cactácea (epiphyllum oxipetalum) tiene la peculiaridad de florecer unas pocas horas, una noche al año. La palabra clave de las once esencias de dama de noche es: "luz en la oscuridad" y su acción energo-vibracional es primordialmente mental, pues ayuda en el alineamiento energético y de cualidad resonadora de las áreas cerebrales. Esto supone una menor dependencia de la resonancia celular y mayor posibilidad de canalizar energía sutil; lo que a su vez conlleva una más clara apreciación de los "defectos psicológicos" de la personalidad. Defectos estos, instalados por las incompatibilidades entre información esencial e información socio/educacional y alimentados por la resonancia "psico/celular".

Están dirigidas a "conectar" y armonizar el nivel mental y el emocional (cabeza y corazón). Esto es, al proceso de "metanoia" o cambio de perspectiva. Para lo cual tienen que desinstalar las consecuencias energético/mentales de la nutrición del psiquismo celular. Estas esencias trabajan sobre nueve defectos de apreciación o defectos psicológicos fundamentales, estos son: soberbia, ignorancia, envidia, egoísmo, impaciencia, codicia, vanidad, lujuria, pereza.


La habitual valoración moral/conductual de estos estados psicológicos, impide conocer el verdadero significado y consecuencia energética de cada uno de ellos, así como la retroalimentación que se produce entre los nueve con la consiguiente pérdida de "energía fina" y, por tanto, la mayor separación entre alma y personalidad, que a su vez atrae aumento de la incertidumbre e intranquilidad interior.

Podría decirse que si se entendiera el significado energético de cada uno de estos "defectos" se verían afectados por alguno de ellos, prácticamente la totalidad de los seres humanos. Pero para "entender" es necesario tener la valentía y la humildad de reconocer que, realmente, no se sabe nada y menos aún sobre la realidad energética del hombre. Cuestión ésta, que requeriría de una escrupulosa honestidad.

Las damas áureas no tienen acción o efecto fisiológico alguno, al igual que las esencias florales convencionales.


Dentro del conjunto de 11 flores podemos considerar un grupo principal (las nueve primeras) donde está contenida toda la "información fundamental", y otras dos flores complementarias o de apoyo que matizan y direccionan la información de las anteriores. Pueden ser usadas como cualquier esencia convencional, ateniéndose a los textos de cada una de ellas, o también mediante técnicas vibracionales y "filtros resonadores", lo cual precisará de otro nivel de instrucción.


Las flores áureas son ante todo para gente valiente, para personas que están firmemente dispuestas a quitarse las máscaras con que se miran a sí mismas. Son para dar un pasito más en el camino hacia el descubrimiento de lo que somos realmente. Trabajan profundamente en nuestros egos, en las imágenes falsas que tenemos de nosotros mismos, atacan nuestras soberbias y nuestros egoísmos, nuestros afanes de ser "algo diferente" "alguien aparte", nuestros deseos de ser "alguien".


Por supuesto que estas flores no pueden hacer todo el trabajo solas, necesitan nuestra voluntad de cambiar, pero ellas nos facilitarán el camino, porque nos mostrarán dónde fallamos, nos harán sorprendernos a nosotros mismos ejecutando ese acto provocador de nuestros mayores problemas. También puede ocurrir que alguien tenga la accidental condescendencia de decírnoslo en "nuestros morros". O sea, que nos daremos cuenta de lo estúpidos que somos y de todo lo que aún nos falta por aprender y descubrir. Nos hacen humildes, e impecables.


Yo personalmente no soy partidaria que quitarse los egos o máscaras, seguimos necesitándolos para vivir en esta jungla; pero sí es importante cambiar el orden de prioridades, los egos o máscaras tienen que estar al servicio de nuestra vida, de nuestro corazón, no nuestra vida y nuestro corazón al servicio de nuestros egos.


No recomiendo su uso sin la participación de las flores de bach y las de nueva generación, porque a medida que vayamos tomando estas flores iremos descubriendo lo que tenemos todavía sin hacer y sin sanear dentro de nosotros. (y esto también sirve para las orquídeas, a las que de hecho se suelen añadir elixires de gemas y/o minerales para que nos den más solidez y mayor conexión con la tierra.)


Llegar a la salud es como quitarle capas a una cebolla, sólo que cuanto más tiempo llevemos con esa enfermedad y ese error, más serán las capas de cebolla que nos encontraremos superpuestas unas encima de otras. Incluso podríamos (y lo mismo deberíamos, pero mejor no tocar los "deberíamos"), aplicar las leyes que funcionan en homeopatía.

(lyz greene) (seminarios de psicoastrología. Ediciones urano)


 

Algodón de seda.


ayuda a prevenir pérdidas energéticas que se producen después de intervenciones quirúrgicas y a cerrar "grifos" por dónde se nos escapa la energía (esa que necesitamos para nuestra propia transformación y curación). Se aplica previamente diluida en las cicatrices que podamos tener. Muy efectiva a largo plazo en afecciones y dolencias de la espalda.

Nos ayuda a darnos cuenta de cómo nos dejamos "parasitar" energéticamente.

 

Ave del paraíso.


esta flor es para cuando no consigues desconectarte de historias desagradables que ya han pasado. Por ejemplo: "tienes unos días asquerosos en el trabajo, de esos que mejor no haber ido, y cuando llegas a casa no consigues desconectar y pensar que mañana más, que te bajas de ese autobús mental". Entonces descubres lo efectiva que es esta flor para desconectar.


También es un buen (yo diría que estupendo) elixir para combinar con el de pino y agua de roca (la culpa por no ser un modelo de... Lo que sea).


Croto


Para el miedo "original" o primario, generador de un variadísimo repertorio de otros tantos miedos. Puede ayudarnos a observar nuestro propio miedo mientras lo estamos padeciendo. Y es sabido que la mejor manera de superar un miedo es enfrentarse a él.



Lotus


Estupendo para dinamizar otras sustancias.


Rosa de montaña


Nos ayudará a "revivir" el suceso que nos traumatizó de una forma más fría y objetiva. Nos ayuda a perderle el miedo al recuerdo doloroso.

Dama de noche nº 1.- sus efectos anti-envidia pueden ser demoledores si te pilla sin un mínimo de sinceridad contigo mismo.

Dama de noche nº 10.- puede ayudarnos a descubrir quiénes son de verdad nuestros amigos, y quienes no lo son :-(

Dama de noche nº 11.- nos ayuda a reconvertirnos, o más bien a darnos cuenta de en qué cosas tendríamos que reconvertirnos.

Estupendo para expulsar malas vibraciones de las casas si le echamos 2 ó tres gotitas a la pintura de las decoración. Actúa sin prisa pero sin pausa. Usar con precaución para el menester indicado, puedo que nos apetezca desaparecer de esa casa una temporada.

PARTICIPAR EN ESTE BLOG