Las Hierbas Suecas


El medico sueco Jonathan Samst, en el siglo XVIII estudió las fórmulas tradicionales y fijó la base de fórmula que conocemos actualmente. María Treben, una herborista austríaca, redescubrió el producto a comienzos del siglo XX, debido a unas experiencias personales, después de una época en que cayó en desuso debido al avance de los fármacos de síntesis química.

Maria Treben, fallecida en 1991, publicó dos libros que se hicieron famosos y siguen vendiéndose actualmente. Los títulos en francés son: La Santé à la Pharmacie du Bon Dieu y Les Guérisons de Maria Treben. Es un producto rico en plantas amargas, maceradas en vino tipo Málaga, con adición de alcanfor chino y Theriaca magna. La Theriaca o Triaca, es un electuario muy conocido en farmacia cuya invención se remonta al siglo II antes de Cristo. Se empleó hasta el siglo XVIII, siendo su preparación complejísima y los farmacéuticos de toda Europa rivalizaban en lograr la mejor composición. La más famosa era la de Venecia.

Se emplea tradicionalmente como tónico, digestivo y depurativo para las curas de primavera, cuando en medicina china diríamos que domina el elemento “madera”. Es purgante, especialmente cuando contiene Aloe, pero no todos los Amargos Suecos del mercado incorporan esta planta, algunos la substituyen por otras menos enérgicas. Tiene otras muchas aplicaciones de tipo interno y externo, que lo convierten en un remedio tradicional “multiuso”.

Se conserva muy bien y al parecer no pierde eficacia con el tiempo. Las personas con problemas, debilitadas y especialmente las que presentan trastornos cardio-circulatorios deben consultar su empleo con el médico.

Propiedades: Producto elaborado según receta rescatada de los manuscritos de la edad media, al que se le atribuyen numerosas virtudes.

Reproducción textual de la información que ha circulado durante años como el: “antiguo manuscrito (Las virtudes curativas de las Hierbas Suecas)”.

1. Aspirándolas repetidas veces por la nariz, untando con ellas el cogote y aplicando compresas en la cabeza, calman los dolores y el mareo, fortalecen la memoria y el cerebro.

2. Ayudan contra la vista turbia, quitan la rubicundez y todos los dolores, aunque los ojos estén inflamados y la vista enturbiada y entelada. Combaten las nubes y las cataratas mojando con ellas a tiempo los ángulos de los ojos o aplicando compresas sobre los ojos cerrados.

3. Pústulas y toda clase de erupciones, costras en la nariz o en otras partes del cuerpo, se curan untándolas bien y a menudo con las gotas.

4. Contra el dolor de muelas se disuelve una cucharada de estas gotas en un poco de agua y se deja todo actuar un rato en la boca o se aplica una gasa empapada sobre la muela dolorida. El dolor se calma y la infección se cura.

5. Las ampollas y las otras afecciones de la lengua se curan en poco tiempo untándolas con las gotas. 6. Cuando la garganta esté irritada o llagada de tal manera que casi no se pueda tragar la bebida o la comida, se toman por la mañana, al mediodía y por la noche, una gotas y se dejan pasar lentamente por la garganta; así se calma la irritación y se cura la garganta.

7. Contra el calambre del estómago se toma una cucharada. 8. En casos de cólicos se toman lentamente tres cucharadas, una después de otra y pronto se calmarán los dolores.

9. Disuelven las flatulencias y refrescan el hígado; quitan las dolencias del estómago y del vientre y ayuda contra el estreñimiento.

10. Son un remedio excelente para el estómago, cuando digiere mal y rehusa los alimentos.

11. Asimismo calman los dolores biliares. Tomando cada día una cucharada por la mañana y otra por la noche y aplicando durante la noche compresas empapadas con las gotas, desaparecen en poco tiempo todos los dolores.

12. Contra la hidropesía se toma durante seis semanas, cada día, por la mañana y por la noche una cucharada de las gotas con vino blanco.

13. Los dolores y el zumbido de oídos se combaten metiendo en los oídos un taponcito de algodón mojado con las gotas. Esto es muy eficaz y hace recobrar el oído.

14. Si una mujer tiene dolores de matriz se le da durante tres días cada mañana en ayunas, una cucharada de las gotas con vino tinto. Media hora después de haberlas tomado debe dar un paseo y después puede desayunar, pero sin tomar leche. (Las Hierbas Suecas jamás deben tomarse después de la leche).

15. Tomando en los últimos 15 días de la gravidez una cucharada de Hierbas Suecas por la mañana y otra por la noche, se facilita el parto. Para librarse sin dificultades de las secundinas, se le da a la parturienta cada dos horas una cucharadita de las gotas.

16. Si después del parto, a la subida de la leche, se presentan inflamaciones en el pecho, se aplican compresas empapadas.

17. Sanan las viruelas en los niños, dándoles según la edad, más o menos cantidad de las gotas diluidas en un poco de agua. Cuando las viruelas empiecen a secarse, se mojan repetidas veces con las gotas para que no queden hoyos.

18. Eliminan en niños y adultos los gusanos, incluso la solitaria, pero hay que adaptar la dosis a la edad de los niños. Además se aplica un paño empapado con las gotas sobre el ombligo, procurando que se mantenga siempre húmedo.

19. La ictericia se cura tomando tres veces al día una cucharada de estas gotas y aplicando compresas empapadas sobre el hígado inflamado.

20. Curan las almorranas y sanan los riñones, expulsan del organismo los humores hipocóndricos, sin necesidad de otra cura, quitan la melancolía y las depresiones, abren el apetito y estimulan la digestión.

21. Curan también las almorranas internas, mojándolas desde el principio repetidas veces con las gotas y tomando éstas antes de dormir por vía interna para ablandarlas. Se deja actuar un algodón empapado para fomentar la circulación de la sangre y quitan el escozor.

22. Cuando alguien se desmaye se le abre la boca y se le da a beber una cucharada; el enfermo volverá pronto en sí.

23. Los dolores de los calambres se calman con el tiempo, tomando estas gotas por vía interna.

24. Los enfermos de tisis pulmonar deben tomarlas cada día en ayunas y continuar la cura durante seis semanas.

25. Si en una mujer no se presentan las reglas o las tiene demasiado abundantes debe tomar las gotas durante tres días seguidos y repetir este tratamiento veinte veces. Así equilibrará su menstruación. 26. Este remedio también ayuda contra el flujo blanco.

27. Quien tenga epilepsia tiene que tomarlas al instante y debe seguir el tratamiento exclusivamente con estas gotas ya que restablecen los nervios y todo el organismo y curan todos los males.

28. Curan las parálisis, los vértigos y los mareos.

29. Curan asimismo la varicela y la erisipela.

30. Quien tenga mucha calentura o escalofríos y esté debilitado, que tome una cucharada. EL enfermo, siempre que no haya cargado su cuerpo con otros medicamentos, se recuperará y el pulso se normalizará aunque la fiebre haya sido muy alta.

31. Las gotas curan también el cáncer, las viruelas antiguas, las verrugas y las manos agrietadas. Las úlceras antiguas y purulentas con excrecencias carnosas se lavan bien con vino blanco y se cubren con un paño empapado en Hierbas Suecas. Estas quitan las hinchazones y los dolores así como las excrecencias carnosas y la herida empieza a cicatrizarse.

32. Curan sin riesgo alguno toda clase de heridas, ya sean cerradas o abiertas, mojándolas repetidas veces con las gotas. Se toma un lienzo, se empapa de gotas y se cubre con él las heridas. Los dolores se calman pronto y no pueden producirse ni infecciones ni gangrena. Curan también heridas antiguas causadas por arma de fuego. Las heridas profundas se riegan, sin necesidad de lavarlas antes, con las gotas de Hierbas Suecas. Después se continúa tratándolas con compresas empapadas y pronto se verá el buen efecto curativo de las gotas.

33. Hacen desaparecer toda clase de cicatrices, estigmas y cortes aunque sean muy antiguos, mojándolos por lo menos 40 veces con ellas. Todas las heridas que se curan con las Hierbas Suecas no dejan cicatrices.

34. Curan radicalmente las fístulas, aunque se tengan por incurables; no importa si son antiguas o no.

35. Curan todas las quemaduras y escaldaduras mojándolas continuamente con ellas. No se producirán ampollas y se calmará el dolor. Curan ampollas purulentas.

36. Ayudan a curar moretones y chichones causados por golpes y caídas.

37. A los que comen con desgana, les devuelve el apetito.

38. Devuelven los colores de cara a los anémicos si cada mañana toman las gotas durante un período prolongado. Limpian la sangre, fomentan su producción y su circulación.

39. Calman los dolores reumáticos en los miembros, tomándolas por la mañana y por la noche y aplicando paños empapados en las partes doloridas.

40. Curan los sabañones en las manos y los pies, aunque se hayan reventado. Hay que aplicar continuamente compresas empapadas, sobre todo durante la noche.

41. Los callos (ojos de pollo) se cubren con un taponcito empapado procurando que se mantenga siempre húmedo. A los tres días se sueltan solos o se quitan fácilmente sin ningún dolor.

42. Curan asimismo mordeduras de perros u otros animales rabiosos, bebiendo las gotas, ya que destruyen todos los venenos.

43. En casos de peste u otras enfermedades contagiosas conviene tomarlas varias veces al día, ya que curan tumores pestilenciales y bubones, aunque estén ya metidos en la garganta.

44. Quien no pueda dormir por la noche, que las tome antes de acostarse. Contra el develo nervioso se aplica una compresa empapada sobre el corazón.

45. Con dos cucharadas de Hierbas Suecas se le quita la borrachera al borracho.

46. Quien tome cada día por la mañana y por la noche Hierbas Suecas no necesita otra medicina ya que éstas fortalecen todo el organismo, refrescan los nervios y la sangre, quitan el temblor de las manos y los pies, es decir que eliminan todas las enfermedades. El cuerpo se conserva elástico y la cara juvenil y bella.

Consulte siempre a su medico antes de tomar cualquier producto, o cambiar cualquier medicación.

Las Gotas de Hierbas Suecas proporcionan ayuda activa en:

  • Afecciones de páncreas, hígado, bilis y riñones
  • Agotamiento
  • Anemia
  • Calentura y escalofríos
  • Cáncer
  • Callos
  • Catarro
  • Circulación de la sangre
  • Cicatrices y cortes
  • Cólicos biliares y renales
  • Diabetes
  • Dolores de cabeza
  • Dolor de muelas
  • Cólicos menstruales,
  • Estreñimiento
  • Falta de apetito
  • Facilita el parto
  • Garganta irritada
  • Calambres
  • Flatulencias
  • Gastritis
  • Gota
  • Gripe
  • Lombrices
  • Infecciones
  • Inflamaciones
  • Manchas
  • Mareos
  • Melancolía y depresión
  • Moretones
  • Ojos cansados
  • Quemaduras
  • Reuma
  • Sinusitis
  • Temblor en manos y pies
  • Tonificante para el estómago y la bilis
  • Reconvalecencia
  • Sordera
  • Tifus
  • Viruela
  • Zumbidos.
    Excelente tónico para los trastornos de la menopausia


Principales dolencias que pueden ser tratadas

  • Cabeza dolor: Aplicar compresas.
  • Cólicos: Tomar lentamente hasta 3 cucharadas diluidas en agua en forma consecutiva.
  • Cáncer: Tomar 3 ó 4 cucharadas soperas diarias distribuidas a lo largo del día.
  • Fuegos: Untar con un cotonete empapado en las gotas.
  • Hemorroides: Impregnar la zona con un algodón empapado para desinflamar; además tomar una cucharada 2 veces al día.
  • Heridas en general: Colocar una compresa, después de lavarlas cuidadosamente.
  • Hígado y molestias biliares: Una cucharadita por la mañana y otra por la noche, colocando por la noche una compresa en la zona afectada.
  • Insomnio: Tomar una cucharada por la noche.
  • Garganta dolor: Tomar una cucharadita 3 veces al día, pasándolas lentamente por la garganta. Hacer gárgaras.
  • Golpes y hematomas por caídas: Aplicar compresas.
  • Mareos y desmayos: Aspirar repetidamente por la nariz y tomarlas.
  • Muelas dolor: Se disuelve una cucharada de las gotas en un poco de agua y se aplica directamente una gasa empapada sobre la zona adolorida.
  • Parto: Se facilita, tomando una cucharadita 2 veces al día durante los últimos 15 días de gravidez.
  • Pecho inflamado después del parto: Compresas empapadas.
  • Quemaduras: Lavar cuidadosamente y aplicar compresa.
  • Reumatismo: Alivia dolores tomando por la mañana y tarde, además aplicando compresas sobre la zona afectada.
  • Sinusitis: Tapón empapado en fosas nasales y tomar una cucharadita una vez al día.
  • Tendonitis: Compresas y una cucharadita por la mañana y noche.
  • Oídos dolor: Un taponcito de algodón empapado.
  • Várices: Una cucharadita por la mañana, en la noche y aplicar compresas.

PARTICIPAR EN ESTE BLOG