EL AGATA AZUL



El cristal como auto-ayuda


Es un cristal armonizador de las energías. Esta capacidad que tiene es muy importante, porque diariamente perdemos un montón de energía y la poca con la que nos quedamos suele estar desequilibrada. Eso termina por manifestarse en forma de miedos, inseguridad, estrés, nervios…
Este cristal es imprescindible para combatir cualquier problema relacionado con la garganta. Así por ejemplo nos puede ayudar a realizar una ponencia o examen oral. Por supuesto que como nos permite expresarnos correctamente, también nos puede ayudar a decir aquello que no somos capaces de decir (por ejemplo cuando intentamos declarar nuestro amor a alguien).

De este modo, también nos puede ayudar a superar la timidez y a hablar con más contundencia, especialmente en aquellas personas que hablan muy bajo y son incapaces de levantar la voz.
También nos permite tener diálogos con nosotros mismos mucho más constructivos. A veces, esos diálogos pueden llegar a resultar torturantes (especialmente si pensamos que vamos a recibir una mala noticia). En estos casos, el ágata azul nos permite descansar la mente con diálogos mucho más positivos y relajados.


El cristal para el espíritu


Este cristal está relacionado por su color y su energía con uno de los chakras más importantes: el de la voz interior. Esto significa que este cristal, aunque tiene una energía sutil, nos puede ayudar a encontrarnos a nosotros mismos y despertar todos los potenciales que llevamos dentro.
De un modo espiritual puede ayudarnos a desarrollar nuestra comunicación con nuestro espíritu, nuestros guías y Dios.
Así pues nos ayuda a equilibrar y perfeccionar el quinto chakra.

No hay comentarios:

PARTICIPAR EN ESTE BLOG